14.3 C
Buenos Aires
16 septiembre, 2019
Image default
Sociedad

“Anthony Bourdain es el cocinero más influyente de este tiempo”

De vez en cuando aparece alguien que rompe con el modelo existente. Que cambia el juego y nunca más nada es igual. Que el resto parece obsoleto.

Anthony Bourdain hizo eso, en varios frentes. Sin, por un segundo, perder la actitud.

Cuando sos cocinero y tu primera lectura de cocina (no recetas) es un libro de él, sentís que al fin alguien te dice la verdad. Que dice lo que vos intuís. Lo que ves. Por que cuando escribe sobre las cocinas lo hace, en algún punto, enojado. Con las horas, con la calidad de vida, con los vicios, con el trato.

Referente. Anthony Bourdain, en una charla el año pasado en la New York Society for Ethical Culture (AFP)

Referente. Anthony Bourdain, en una charla el año pasado en la New York Society for Ethical Culture (AFP)

Sus palabras marcaron al menos dos generaciones de cocineros. Hizo que la industria cambiara. Disconforme con la realidad en las cocinas, rompió el modelo y cambió la cabeza de los que venían atrás.

Después, desde la tele, también viajó. Y a través de la pantalla acercó lo roto, lo rico, lo triste, lo sucio, lo humano, lo crudo, lo torcido, lo incómodo, lo que duele, lo que cansa. Mostró que todo eso también esta bien. Que el mundo también es eso. Que no hay que no mirarlo, no sentirlo, ni probarlo.

Anthony Bourdain, probando un choripan.

En Argentina. Anthony Bourdain, probando un choripan con Los Pericos, en su viaje de 2007.

Logró que muchas personas desde su sillón estén más dispuestas a aceptar lo que no es cómodo, lo que es ajeno o distinto. Porque es real. Porque él te contaba la cruda verdad. Primero la suya, sin filtros.

A través de su mirada, a entender la verdad de otros lugares del mundo. Y sus costumbres más simples.

Dijo: “No tengo que estar de acuerdo con vos para que me caigas bien o respetarte”. Empatía y respeto. Eso aprendí.

Tan canchero, tan punk, tan adelante con su cabeza, que siendo un macho alfa puro de 61 años que podría no entender el mundo hoy, era feminista declarado. Claro y serio a la hora de hablar del tema.

Con su pareja, Asia Argento, a la que consideraba su gran inspiración (AFP)

Con su pareja, Asia Argento. La actriz y directora italiana es una de las impulsoras del #MeToo (AFP)

Si hoy alguien me pregunta por el cocinero más influyente de este tiempo, sin dudas es él. Ayer hubiese pensado quizás otros. Hoy sintiendo la tristeza, viéndola en colegas y la gente en general, él cambió nuestra la visión de la comida, de los restaurantes, de nuestra cultura gastronómica como generación y abrió los ojos a un público más reticente para que acepte un poco más el mundo que no conocen.

Todo cocinero quería ser su amigo. Todos admirábamos su “me chupa un huevo” la corrección política. Todos somos como somos, en parte, gracias a el.

Todos estamos tristes.

Nota Original

Related posts

Aborto legal: con las exposiciones del ministro de Salud y el Padre Pepe terminarán las audiencias en Diputados

Vida Urbana

Yo grafiteo, tu grafiteas, o cómo hacer arte urbano

Vida Urbana

Harvey Weinstein es acusado formalmente de violación y agresión sexual

Vida Urbana